jueves, 9 de enero de 2020

BABEL SIGLO XXI


LA TORRE DE BABEL

Quiero ser el dios del poema.
Decidir desde un lejano trono,
avatares, muertes y resurrecciones
de los ínfimos seres creados por mí.

Me rebelo ante su osadía.
Estudio el caso con detenimiento.
La solución la trae el café, 
nada de plagas bíblicas,
ironía frente a la sangre habitual.

Soy su padre, ellos mi progenie.
Tras mi estrategia no se entienden 
han dejado de ser como hermanos,
suenan divergentes, como extraños,
el lenguaje crea mundos extranjeros
entre ellos, mis hijos.

Me lo explica otro Creador:
Yo tampoco entendí a mis criaturas.
Aunque no me consuela, ayuda.

5 comentarios:

  1. El mundo de las Letras y el real son muy parecidos, consecuencia uno del otro.

    ResponderEliminar
  2. Entre familia anda el juego=?
    no sé si me fui del poema
    sorry please

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ¡qué bueno, qué gracioso!
      La familia bien, gracias.
      Kisses mil.

      Eliminar