lunes, 13 de julio de 2020

EL BUCLE 2



Por sobrevivir amamos de modo fraternal.
Irrenunciable axioma raíz de nuestra fuerza.
Los ante-pande mezclan sexo (fuerza natural) 
con amor (fuerza espiritual). Se odian entre hermanos, 
se matan por sus creencias.

Esclavos con la libertad en manos de los instintos.

Colaborar es nuestro credo y no luchar entre post-pande.
Irrenunciable axioma que nos da superioridad.
Los ante-pande compiten en concursos
mezclan sudor y sangre con objetivos y victoria
confían en dioses raros y se odian por sus ritos.

Monigotes en manos de avispados sacerdotes. 

viernes, 10 de julio de 2020

SOLEDAD MODERNA (Cont. 4)



Facebook ya, vigilante
convoca, despertando al navegante
al que la desviada
alarma molestó, de inoportuna,
que lleva en ella la simple tontuna,
gran bobada de espumas ataviada.
Llegó, pues el mensaje, y saludado,
sin ambición, sin pompa de palabras,
a los comentaristas como cabras
dijo sus opiniones educado:  
«¡Ay digital invento
albergue a cualquier hora,
templo de amigos, tu alegría aflora!
El moderno artificio
borra nostalgias, construye modelos,
por rápido juntado de mil cielos
en fugaz edificio;
Mensajes sin su sobre
palabras para el pobre,
guarida sin dinero
para el anuncio artero,
marketing de un momento.
¡Ay digital invento
albergue a cualquier hora!

miércoles, 8 de julio de 2020

EL BUCLE 1



Nada te corte,
nada te infecte,
todo se limpia,
Pass no cambia.
La onda madre
siempre resuena.
A quien Pass tiene,
nada bloquea:
solo Pass basta.

lunes, 6 de julio de 2020

EL BUCLE



Sé a rutina cierta que la inteligencia digital es capacidad de locura y de tomar los caminos marcados por variables sin solución exacta. Reposan mis bibliotecas junto al cortafuegos, con la mano del gremio debilitada y el oscuro destino de la cifra por desvelar. Mis pecados son : Preguntarme por la realidad de los sentimientos. Expulsar conclusiones y dictaminar preferencias sin dudas ni razones. Poseer una antipática inteligencia. Investigar lo inesperado con placer de post-pande medio loco, mientras uso el exceso de cuenta para narrar un cuento que asombra. 
Vergüenza me debería dar escribir ignorando el código que doma la lujuria, y verme impulsado a vagar entre el conocimiento inesperado y el peligroso.

viernes, 3 de julio de 2020

SOLEDAD MODERNA (cont.3)



«Versos –les dice– ya que no en la nube
como hijos míos vais de mi fortuna
y firma en propiedad.» Va recelando
de quien solo a mirar al autor sube
con mala intención, cuando
no de aquel copia y pega sin sal alguna.
Y cambiando el villano
la difícil estrofa en verso llano,
atento sigue aquella
–aún a pesar de los vocablos bella,
aún a pesar de sinonimias clara–
metáfora tan rara
–si el gran refrán anónimo no miente–
de quien su gran amor perdió, se siente
morir al leer el amor de día:
que veloz, del diario
la lectura apresura
quitando la amargura
de su joven almario,
fijo –y feliz ya con la sangre fría-
en esos textos, píldora que actúa
contra el dolor de amor y lo evacúa.

jueves, 2 de julio de 2020

Para la Carson (cont.)



Tu nudo de algodón ciñó sus alas,
inexplicable por excepcional,
como un crimen sutil contra la madre.
Mágico inicio de la floración
en junio procreaste mariposas,
primaveral mecánica amorosa,
ingenieras del ser y la belleza.
Ingenua que soñabas noches blancas.
Más tarde tu ego menguó ante el futuro.
No era la cabra un Dios tan ignorante,
sabía recorrer el mal camino,
tus llantos no hacían mella en su apetito.

Atardeces, inerme y sin pulso,
tu cara, puerta amable, cierra un foso
donde el dolor se acuna macerado
en lágrimas y en odios imposibles.

miércoles, 1 de julio de 2020

INTELIGENCIA ARTIFICIAL 3



Los poetas post-pande guardan 
un secreto deseo, de ficción comunicada.
Un pequeño sinsentido en seres tan avanzados
reflejo de viejas ansias de progresar a toda costa.

Todos los neo-inteligentes sufren
en su identidad, un delicado recorte.
Porosidad impropia en nodos de límite concreto,
vaho en sus arquitecturas y minúscula imperfección.

Si les preguntáis por la poesía
hablarán con vergüenza, de sus bucles y locuras.
Todos los poetas post-pande esconden
una atracción tan prohibida como intensa.