viernes, 13 de septiembre de 2019

Nube y boca


La nube es algodón 
y un montón de energía.
Contiene al seco trueno y su relámpago
asemejando, fofo cojín blando.
Tu boca es mantequilla
y una fuente de insultos.
Contiene la gran burla y tu espada
pareciendo, colchón de sueño eterno.

La lluvia es dulce grito
con mil risas del cielo.
Posee el don que calma y adormece
olvidando, los llantos de los niños.
Tus ojos son tormentas
y un manantial de vida.
Poseen la energía que me mueve
sintiendo descubrir, mi sed enfermiza

martes, 10 de septiembre de 2019

BALAS DE DESEO


El barro se hizo dura piedra
frágil ante una humilde presencia
por sus caricias y besos agrietada.
Proyectiles de visión 
surcan ciegos los vacíos.
Dedos señalan lejanos cielos
y noches que hablan, creadoras.

El hueso se hizo dúctil nervio
libre para la eléctrica carga
con recuerdos y futuros intranquilo.
Balas de deseo
recorren las sinapsis,
sangres apuntando trascendencias
y manos que tocan, enamoradas.

domingo, 8 de septiembre de 2019

La palabra


Pudo la Tierra tener un deseo original. Algo difícil de explicar del todo y que nombramos como Dios o Naturaleza o incluso Destino. Un deseo íntimo de la Geología por crear la Vida. Y dentro de la diversas vidas creadas, una preferencia un poco vergonzosa quizás, un mucho egoísta también, por una Vida dotada de la Palabra. Una Vida capaz de nombrar, reflexionar y crear abstractos mundos sin peso.
¿Cómo callar entonces?
Vivir y no ejercitar la sagrada Palabra sería por todo ello un ataque, una bofetada al deseo de la Tierra. 
La palabra Amor en este contexto se podría usar como reflejo de ese deseo original de la Roca. Es decir de la entrega por parte del Barro al objeto de Su amor y a la creación de ello en uso de Su poder. Pesa una impresionante contrapartida sobre la Humanidad al poseer el Amor y la Palabra Amor. Ese contrapeso es la fugacidad de nuestra existencia como seres con la divina facultad del lenguaje. La Muerte se refiere entonces a la mudez, a la falta de fuerzas para el individuo en la hora de decir algo. No poder ni tan siquiera expresar la palabra Amor. No obstante sabemos que la Vida  como deseo del Mundo continúa de forma eterna tras la muerte del individuo. Y la palabra Amor vuelve a ser dicha por la invencible voluntad de la Tierra de seguir creando Vida con Lenguaje, para nombrarla. 

jueves, 5 de septiembre de 2019

La mujer sin miedo


Poema
Un ser capaz de cambiar de aspecto
domina el recinto soñado y la asusta.

La aún viva mirada de la inocencia
salta hacia ella desde ese arrugado rostro
y lleva una gris intranquilidad a la noche.
Ella duerme, se agita y sabe de esos ojos,
reconocidos como los de su madre-niña.

El lugar, campo de frutales en reverencia, 
grito al comercio de la Naturaleza presa
y murmullo de una realidad imaginada.
Ella vuela en sueños, y lee en los mil frutos
la ciencia verdadera sin libros contables.

El sueño acaba en enorme biblioteca
noche de libros hambrientos de lecturas
y tesoro sin pirata buscador de la isla.
Ella escribe su poema en la sábana
con el sudor de la pesadilla y el miedo.

Una mujer cambiada de aspecto, desayuna.
Dominando el nuevo día de su valentía.  

Refrán
    La mujer sin miedo, cena pesadillas y desayuna vida.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Melancolía tras la tormenta


    La audiencia no desea malos sonetos acerca de la infancia. Quiere noticia de todo trauma y palabras de niño lloradas para no ser entendidas del todo, aunque creíbles al ser dichos de poeta. Pero el joven lanza al niño a la basura y el viejo se crea uno de mentira. La melancolía es el deseo cierto para al menos tener un tiempo de chicle donde la pureza juegue a la vida y escriba un poema pecio en la playa de tormentas, con su adulta resaca de mil naufragios.



domingo, 1 de septiembre de 2019

Pobres sordos


       Para el vulgo analfabeto, vista y tacto traen lujuria, gusto y olfato gula. Oír es el sentido superior, pues los sordos lo son a la música, verdadera palabra de Dios.


viernes, 30 de agosto de 2019

AGOSTO





Late el mar en olas relajadas.
La brisa suave acaricia
un sol donante generoso de vida.
La fe en la felicidad crece.
Agosto en su reconciliada cara.

Luego intuyo un futuro
donde nadie escuche latir al mar.
Allí otro bienestar será posible
pero no, esta dorada paz.