domingo, 12 de febrero de 2017

#110

El joven nieto y el abuelo muerto.

Nieto, barco que salió de su puerto
su presente es la opción del navegante.
Sangre que en virgen vena fluye siempre
con deseos y sin consentir miedos.
Beso que espera obtener el iluso
por el sexo calado hasta los huesos.

Muerto, barco que ya llegó a su puerto
sin opción a navegar, sin patrón.
Hambre de velas, ida para siempre,
sin consentir un sol para partir.
Rezos, lanzan al viento por sus huesos
las olas que valiente surcó a solas.

3 comentarios:

  1. Intensas imágenes evidencian el contraste entre la sangre que navegó valiente y la de su heredero que tiene el futuro por delante para hacerlo...
    Ternura.

    Besos y olas!

    ResponderEliminar