martes, 18 de julio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE II (cuarto)



De puertas y lechos.

Puerta cerrada, desolación
angustia para el lecho.
Mirar del cuadro con que destruye
la tensión solitaria.
Ríe que ríe, lienzo mirón
amigo de los labios.
Llamas a un día, ya sin barreras
solución de egoísmos.

¡Ay, los torpes solitarios!
actuando son pequeños
con lo vivo, con lo bello.
¡Al encuentro son extraños!

Labios rojos, labios secos
cuadro vivo, campo y miedo.
Soledades venideras
besos locos, nada temo.
Labios, cuadros, descripciones.
Todo puede el arte nuevo.
Besa puertas, pinta nieves,
alegrías para un lecho. 

¡Ay, los torpes solitarios!
actuando son pequeños
con lo vivo, con lo bello.
¡Al encuentro son extraños!

Puerta negra, puerta dura.
Lecho blanco, lecho limpio,
Sensaciones de tristeza
–el candado bien cerrado–
puerta, cama y beso ausente.
El aire que pinta el cuadro
clama llaves a la vida.
Por fin sueñan, labio y viento.

¡Ay, los torpes solitarios!
actuando son pequeños
con lo vivo, con lo bello.
¡Al abrazo niegan brazos!

Labio de sangre, consternación.
Palabra que estremece.
Cuadro con viento tras fuerte puerta
sin pasión, lecho muerto.
Labio con arte, declamación
de versos inauditos.
Cuadro sin negros, un color puro
en acción, lecho vivo.

viernes, 14 de julio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE II (tercero)



Esencial II

El lecho es el amor
que necesita un cuadro
para ser acto.

El cuadro es la mirada
y le hace falta la puerta
para llegar a héroe.

La puerta es el encuentro
interpuesto al labio
para que sea vida.

El labio es la palabra
que busca su lecho
para ser feliz instante.

martes, 11 de julio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE II (segundo)



La Puerta.

Soy de madera de la Selva Negra
puerta alemana, enigma que hechiza.
Que une a la vida, que llama al encuentro.
Tengo dos caras, dos seres en liza:
El de otros aires y quien está dentro
que si estoy quieta su luz es más negra.

¿A quién le importan vuestros días muertos?
A mí muy poco. Soy puerta y no entiendo
basta una llave para dejar paso.
Miro de lado lo que vais haciendo
del ayer digo "que no viene al caso".
Oigo a los vivos e ignoro a los muertos.

Macizo leño que aísla del mundo.
Si me cerraran durante una vida
no existiría de modo absoluto
el ser que dentro pasara su vida.
Que sin encuentro con otro sujeto
ningún ser vivo existe en el mundo.

Grito cerrada. No desvelo tu alma
a un soñar loco que existe incompleto
con el cerrojo triple bien pasado.
Es mi consejo: ábreme al completo
deja que el mundo pueda ser gozado
y el mal no temas, ¡Es parte de tu alma!

viernes, 7 de julio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE II (primero)



El lecho

De amor soy lecho; como un lecho canto
a vuestro encuentro, feliz e improbable.
Otra vez llenos de amor y pasión,
manos unidas, lazo indesatable.
Vivas miradas, mutua comprensión,
sois la frontera que crea mi canto.

Os dais la espalda uno en cada lado
y corre entre ambos, un aire de vida.
Sábanas limpias, dulce expectación,
social desierto, distancia vencida.
Nudo disuelto con rápida acción,
libres de amarras, ya en el mismo lado.

Lecho de amantes, luz de nueva vida
con el recuerdo de un sexo olvidado,
instinto oculto por sucio poder
– y en cada orgasmo – viento renovado
que barre el polvo del mal proceder.
Sois artificio de creíble vida.

Fui de amor lecho; de espaldas de nuevo
ya superado ese romanticismo
de dioses ciegos y flechas de amor.
La unión al mundo de vuestro erotismo
sea del fuego que funde el dolor
o del que crea el buen amor nuevo.

martes, 4 de julio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE I (sexto)




Conclusión primera.

Siente el anciano prisa por nombrar
fruto de una premonición oscura.

Al niño llama verso sin dudar
y al perro como hecho bautiza.

Hechos que en sueños / leen miradas / de los versos.
Sueños del perro / pesadillas con actos negros
en las que el niño / mira asustado / feos seres
y al fin le calma / con su encantado, verso joven.

Azar el mote del árbol será
y el anciano al amante nombra "noche".

Destino y noche / luchan unidos / a la luna
bajo la copa / que el viento mueve del verde árbol.
– Azar que tiembla – / triste presagio y / mala luna.
Y al fin comprenden / que nadie vive, sin ser visto.

viernes, 30 de junio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE I (quinto)



Historia de nunca acabar.

Juegan niño y perro entre la devastación
que el árbol siente, y el amante presiente.

Ignoran niño y perro, el desamparo, la desolación.

Morirá el perro un día y el niño se irá con él.
Interroga el joven de noche bajo las estrellas
al árbol y al amante.

Cesan un día todas las preguntas
De golpe, el joven, encuentra todas las respuestas
en dos ojos y en su mirar que él ingenuo cree sincero.

Luego dominan los miedos la escena
y traen a su vida una nueva devastación
entre la que juegan niño y perro...

martes, 27 de junio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE I (cuarto)

Diálogo del amante y el árbol

– ¿Cómo fue?, ¿Cómo?, ¡Árbol por Dios!
que el miedo te ha vencido.
– Pues así vivo, pasivo amante
infeliz y temiendo.
– ¿Al ridículo?, ¿Tú, tan floral?
¡hermosa criatura!
– A lo que piensen, a lo que digan
con dolor, asustado. 

(Árbol)
Una joven en mi sombra
refrescaba por la tarde
sus calores, sus ardores
frustraciones y temores.
Me culpaba de sus males
su amuleto de la suerte
no había sabido ser.
Me llamó árbol impotente.

(Amante)
¡Ay!, ¡Los torpes seres vivos!
entendiendo poco y mal
la vida y lo natural
¡De la suerte son cautivos!

(Árbol)
Si supieras como rezo
de noche a mi buena muerte.
Si oyeran como sufro
siempre por mi mala suerte
y escucharan mis temores
cada hora, cada instante.
Sabrían algo de mí,
me verían diferente.

(Amante)
¡Ay!, ¡Los torpes seres vivos!
entendiendo poco y mal
la vida y lo natural
¡De un dios ideal cautivos!

Ya vuelves perro, sueño pasión
del niño pesadilla.
Orinas al árbol, can inconsciente,
y así expresas saludo.
Llora que llora, sufres dolor.
La muerte de la infancia
te rompe perro, ya estás sin niño,
sin ficción, sin tu amante.