viernes, 7 de abril de 2017

LA CONSCIENCIA DE SÍ MISMO



Ambos, llamada y vuelo, fueron niños. Ambos tuvieron su paraíso de infancia inconsciente. Cuando el tiempo no era el enemigo, todo el saber se concentraba en sueños y la moral estaba hecha de olores amables o a veces desagradables.

Instinto eran sin consciencia. / Ciencia innata, ser distinto.

Si el poeta fuera pintor dudaría de qué colores servirse para pintar el matiz exacto de la adolescencia. Tiempo de asesinar la infancia para crear un ser individual. Engaño cerebral y pecado de soberbia.

Pinto aquí su conversión / acción que fue su pecado.

Ambos, llamada y vuelo, así creados jóvenes en apariencia, se lanzaron a la aventura de descifrar sus destinos. Toda pena y frustración, cada éxito y conmoción, fue para ellos experiencia, saber nuevo y consciencia de sí mismo.

Hado triste trajo al ser / saber nuevo y complicado.

INSTINTO ERAN SIN CONSCIENCIA.
CIENCIA INNATA, SER DISTINTO.
PINTO AQUÍ SU CONVERSIÓN
ACCIÓN QUE FUE SU PECADO.
HADO TRISTE TRAJO AL SER
SABER NUEVO Y COMPLICADO.

5 comentarios:

  1. Y pensar que todos los niños quieren ser mayores...
    Recuerdo haberte leído lo de la llamada y vuelo.
    ; )

    Buen fin de semana,besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué memoria!
      Y yo que me pensaba que lo que escribía no hacía el más mínimo efecto.
      Gracias, me has dado una inmensa alegría.

      Besos.

      Eliminar
    2. Pero bueno! claro que hace efecto!
      Tengo mucha memoria para las cosas que me interesan,el resto lo olvido rápido.
      ; )

      Buen sábado!

      Eliminar
  2. Lejanas me quedan esas etapas pero las recuerdo tal como las describes.

    ResponderEliminar