viernes, 26 de mayo de 2017

PECADO ORIGINAL



Aquel fue un momento único,
especial en el tiempo
–fruto de la equivocación de la hilandera
o quizá fuera su intención.
Se cruzaron los hilos en la rueca
de una original forma.

Entonces al mago le llamaron Dios
aquel que dijo Luz y dijo Noche.
A los gatos los nombraron personajes
o actores depende de las fuentes.
De la pastora ya no se oyó hablar.

Ovillos hechos de puro hilo del destino
se guardaron en un catálogo
y lo llamaron Biblia.
El hombre, mero invento
–de los personajes del sueño de un mago
se quiso imagen del autor
y pecó de soberbia.

5 comentarios:

  1. La que se lió en la rueca...
    Y todavía sobra en el mundo soberbia humana a borbotones.

    Besos y buen viernes!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué follón! y lo mismo hasta es verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es posible en el mundo de los gatos.

      Eliminar