lunes, 11 de septiembre de 2017

Tragar y hablar, un no parar.



A LA HORA DE LA COMIDA IV

Luego por un momento reina un silencio que tiene algo de reverencial y que todos los comensales saben que precede casi siempre a la intervención de la única mujer que comparte el almuerzo con ellos. Quizá por eso ella habla lentamente del silencio.

Un silencio

Entre sus pétalos, 
la rosa mantiene 
algunas lágrimas 
de la lluvia de la mañana, 
esa que partió su tallo. 
En cada una, brilla 
una partícula de luz roja, 
más oscura incluso que la rosa. 
Las golondrinas con cola de color azul-pizarra 
se persiguen unas a otras, 
espaciadas por medio de la esperanza desesperada, 
rodeando el  macetero de arcilla porosa, 
oscurecida por el agua de su interior. 
El silencio rodea los hechos. 
Un lenguaje no hablado todavía.
Denise Levertov (1923-1997)

A silence

Among its petals
the rose still holds
a few tears
of the morning rain
that broke it from its stem.
In each shines
a speck of red light,
darker even than the rose.
Phoenix-tailed slateblue martins
pursue one another ,
spaced out in hopeless hope,
circling the porous clay vase,
dark from the water in it.
Silence surounds the facts.
A language still unspoken.

5 comentarios:

  1. Me ha encantado este poema,más que los de los otros huéspedes del hotel.
    No es porque sea mujer,no sé...me ha gustado muchísimo (no lo conocía).
    Con tu permiso,me lo guardo.

    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  2. Una descripción perfecta.
    Coincido con cCrmen que de los comensales , éste es el que más me gustó.

    ResponderEliminar