martes, 4 de julio de 2017

LIBRO SEGUNDO–COSAS–PARTE I (sexto)




Conclusión primera.

Siente el anciano prisa por nombrar
fruto de una premonición oscura.

Al niño llama verso sin dudar
y al perro como hecho bautiza.

Hechos que en sueños / leen miradas / de los versos.
Sueños del perro / pesadillas con actos negros
en las que el niño / mira asustado / feos seres
y al fin le calma / con su encantado, verso joven.

Azar el mote del árbol será
y el anciano al amante nombra "noche".

Destino y noche / luchan unidos / a la luna
bajo la copa / que el viento mueve del verde árbol.
– Azar que tiembla – / triste presagio y / mala luna.
Y al fin comprenden / que nadie vive, sin ser visto.

6 comentarios:

  1. Nadie se salva de la rueca del azar...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo vio el poeta.
      O sea que coincidisteis.

      Besos.

      Eliminar
  2. y mientras nos ven
    estamos vivos

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Perogrullo.
      Feliz verano, María de la R.

      Eliminar
    2. jajaja

      de la erre que erre ?

      jajaja

      o ere

      besos


      y gracias me has hecho sonreír

      Eliminar
  3. La imagen puesta da idea del rodar de la vida y de los nudos que se entrelazan en ella.

    ResponderEliminar