sábado, 8 de abril de 2017

LA CONCIENCIA DE LA MUERTE




Vuelo y llamada son facetas del espíritu que a todos nos forma. Combinadas en distintas proporciones según el individuo va pasando por el tiempo de su vida. Para todas las personas hay un punto de inflexión en su trayectoria vital y coincide con tomar conciencia de su fugacidad, de su condición mortal.

El dolor de conocer. / Temer morir con pavor, / sabor seco del vivir

Ya nada será igual. Ningún bocado sabroso de los que la vida proporciona, dejará de tener ese desagradable regusto a ceniza. Pero el ser humano tiene armas de engaño suficientes y es diestro en olvidos.

y asir el conocimiento / ceniciento de la muerte, / que parte su sentimiento.

EL DOLOR DE CONOCER.
TEMER MORIR CON PAVOR,
SABOR SECO DEL VIVIR
Y ASIR EL CONOCIMIENTO
CENICIENTO DE LA MUERTE,
QUE PARTE SU SENTIMIENTO.

4 comentarios:

  1. Gran poema,a mi entender.
    Ese "sabor seco del vivir" se atraganta,así es,demoledora y certera imagen.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Somos expertos en engañarnos, para no ver la realidad que nos acecha.

    ResponderEliminar