lunes, 13 de febrero de 2017

Ocasión rima con ladrón.



Una tarde de febrero
dos miradas se cruzaron.

Un equívoco en tres actos
cuatro saludos cruzados
sin palabras se dijeron:
Bendita sea esta ocasión
que me roba el pensamiento,
constante sea tu amor
que me devuelve el aliento.

Una mañana de febrero
cuatro labios se añoraron.

2 comentarios:

  1. Si todos los entuertos acabaran así,verdad?

    Tengo escrito algo sobre cuatro labios,a ver si lo termino que sale de ahí...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, que lo normal es que todo acabe más liado que empezó.

      Besos.

      Eliminar